Omara Portuondo y El Cigala embrujan el teatro Metropolitan
Fecha: 27/10/2017
Hora: 07:43 hrs.


La música une fronteras y así lo demostraron a dúo Omara Portuondo y Diego El Cigala, al imbuir el Teatro Metropólitan con un embrujo cubano-gitano que fundió el alma del son, el flamenco y el bolero durante la velada del pasado miércoles.

Mi querido México, me uno a su dolor, exclamó el madrileño luego de los dos temas solistas con los que abrió el concierto: 'Te quiero, te quiero' y 'Amar, vivir'. La muestra de solidaridad del artista, por los sismos del 7 y el 19 de septiembre, detonó el aplauso y los primeros vítores del público, que se intensificaron con la salida de Omara.

Entre la llamada diva del son y el cantaor gitano hay una diferencia de casi 40 años de vida y más de 50 de trayectoria; sin embargo, en el escenario no hubo números ni distingos, sino tan sólo piso parejo para el duende que brotó de las entrañas de cada uno.

A sólo cuatro días de cumplir 87 años, la energía trepidante de Portuondo vitalizó en más de una ocasión al auditorio, bajo la arenga de ¡no se oye, no se oye, venga!, y con sutiles pero vigorosos movimientos de brazos. El júbilo del público estalló sin más cuando la cubana se levantó y alzó levemente su túnica rosada para contonear las caderas y los hombros con caribeña sensualidad.

Muchos de los presentes siguieron el ejemplo de la le- yenda de la música cubana y abandonaron sus asientos para bailar al compás de la vibran- te improvisación.

Conforme avanzó la noche, transcurrieron boleros a dos voces, alternados con solos de repertorio propio de ambos artistas. Lágrimas negras resonó a dúo, al igual que Si te contara y Silencio. Diego conmovió con Obsesión, Vete de mí, Amigo y Cóncavo y convexo, mientras Omara hizo vibrar los ánimos con Lo que me queda por vivir, Y tal vez, Noche cubana, Esta tarde vi llover y La última noche.

La magia de la dupla surgió en 2015, cuando coincidieron en Los Ángeles en uno de los conciertos del Adiós Tour del Buena Vista Social Club. Desde entonces, El Cigala se ha desgañitado al ritmo de la pasión de Portuondo, la novia del filin.

Acompañados por un cuarteto (de piano, contrabajo, batería y percusiones), el dueto llevó la noche a su clímax con su interpretación de Bésame mucho.

Los gritos de ¡Qué viva Cuba!, ¡Qué viva México! se intercalaban con los de “Cigala, te amo” y ¡Góoozalo!, mientras que cada vez más personas de la audiencia se ponían de pie para recibir la última canción de la noche: Dos gardenias, con la que Omara y El Cigala salieron del escenario bailando, lanzando besos.

Después de su encuentro en marzo pasado en el Auditorio Nacional –donde también se presentaron con Francisco Céspedes–, Portuondo y El Cigala iniciaron su gira actual el 20 de octubre en Mazatlán, la cual prosiguió el 22 en Monterrey, el 25 y 26 en la Ciudad de México y terminará en Guadalajara y Torreón el 28 y 30, respectivamente.



jornada.unam.mx


* Usuario, Fecha y Hora de Creación: ID2 - 27/10/2017 - 07:47:24 hrs.
Opciones

Compartir con un amigo

Ingresar Correo:
Otras Noticias